"La fermesa d'un somriure" Sebastià Serra, en la memòria
 
EL PEU, FITER; LA MIRADA, ATREVIDA
veure totes

Palma
Mallorca
Menorca
Eivissa
Grup parlamentari
Consell de Mallorca


 

El PSM opina. 27/11/2001

Carta a Francisco Umbral

L'escriptor Francisco Umbral, a la seva columna diaria "Los placeres y los días" del diari El Mundo, dia 22 de novembre va escriure un article titulat El doblaje sobre l'afer Harry Potter. La nostra companya Nanda Ramon li ha contestat amb una carta personal. Us transcrivim les dues misives, que no tenen pèrdua...


EL DOBLAJE

El se√Īor Pujol, que est√° en los amenes de su reinado, ha decidido prohibir una pel√≠cula infantil porque no ha sido doblada al catal√°n. Uno cree que un gran idioma no se hace doblando pel√≠culas sino leyendo y escribiendo libros monumentales, como los diarios de Jos√© Pla que ahora se reeditan. Aparte de que donde los ni√Īos ven hoy m√°s cine es en la televisi√≥n.

El se√Īor Pujol no ha ca√≠do en la cuenta de que una pel√≠cula no es s√≥lo la imagen sino tambi√©n la palabra. Estamos ya acostumbrados desde ni√Īos a que Gary Cooper o Spencer Tracy hablen en espa√Īol, y este convencionalismo (muy bien realizado, por cierto) se integra en la totalidad de la pel√≠cula. Quiere decirse que estamos familiarizados con un recurso t√©cnico y art√≠stico, como estamos familiarizados con la traducci√≥n de algunos escritores ex√≥ticos. La traducci√≥n es un recurso cultural tan v√°lido y autorizado como otros y que llega a tomar car√°cter de naturalidad. Rostros y personalidades famosas no pueden salir ahora hablando catal√°n sin sorpresa y desconcierto del p√ļblico. Tratando de hacer la pel√≠cula m√°s propia, m√°s infantil, lo que se va a conseguir es distanciarla in√ļtilmente. Si desde que naci√≥ el cine lo hubi√©ramos doblado al catal√°n, hoy ser√≠a √©se el lenguaje de Marlon Brando y Meryl Streep para toda la pen√≠nsula. Pero existe una inercia de casi un siglo que nos har√≠a intolerable otro doblaje a los espa√Īoles, y me temo que tambi√©n a los ni√Īos, que est√°n tan habituados como nosotros a ver y o√≠r a las estrella de Hollywood hablando espa√Īol.

Por otra parte, si el problema es educativo, habr√≠a que empezar con los ni√Īos de las escuelas y la televisi√≥n, porque a un adulto, catal√°n o no, que lleva cuarenta a√Īos oyendo al citado Spencer Tracy en espa√Īol, le podr√≠a pegar un susto, seguido de desasosiego, el salto al catal√°n, aunque √©ste sea el idioma que se habla en su casa. Hay que tener en cuenta, se√Īor Pujol, que toda lengua tiene un fondo de costumbre, un caudal de repetici√≥n, una clave de musicalidad donde importa tanto el sonido como el sentido. No basta, pues, con que a los actores se les entienda igual en catal√°n, que es lo propio, sino que aquellos espectadores habr√°n perdido el sonido, la cadencia de la palabra en el tiempo, que es lo que les permite asimilar el convencionalismo del doblaje. Pero ese repliegue hacia el catal√°n, aunque parezca que acerca m√°s el sentido a los espectadores, les aleja el sonido, por falta de costumbre, con lo que preferir√°n ver la pel√≠cula en versi√≥n original, si pueden.

A uno le es indiferente el problema, naturalmente, pero me permito opinar que en este caso se ha olvidado el manadero profundo de las lenguas y lo que las hace vivas. La costumbre del espa√Īol en el cine es tan honda que s√≥lo puede sustituirse por su versi√≥n original en ingl√©s, y aun as√≠ la fruici√≥n se pierde, a cambio de gustar las calidades originales en la voz de los grandes actores. Hay muchos recursos para catalanizar Catalu√Īa, pero √©ste del cine no es el m√°s adecuado, se√Īor Pujol. Puede usted empezar con los ni√Īos de hoy, pero no jugar con la costumbre cinematogr√°fica de los adultos, que forma parte interior de su experiencia est√©tica. Una pel√≠cula es del que la ve y las que nosotros vimos eran as√≠.


RESPOSTA DE NANDA RAMON

Apreciado se√Īor Umbral:

En primer lugar, espero que sabr√° disculparme el imperdonable atrevimiento de dirigirme a usted sin que hayamos sido presentados.

Le escribo a prop√≥sito de su art√≠culo aparecido en la contraportada de El Mundo del d√≠a 22 de Noviembre, sobre el estreno de Harry Potter. Ya ve usted por d√≥nde van los tiros y, aun as√≠, me permito pedirle que contin√ļe leyendo mi carta, por respeto a una lectora fiel y porque, si fuera una carta bomba, ya lo habr√≠a notado.

También le escribo por la doble condición que tiene, a mi entender, de personaje admirado y confundido. Admirado, siempre; confundido, en el caso que nos ocupa.

En primer lugar, el se√Īor Pujol, pobrecito m√≠o, no ha prohibido nada. Aqu√≠, de hecho, no prohibimos nada de nada. Es m√°s, nos conformamos con que se olviden de nosotros y no nos aporreen demasiado con faralaes, centenarios, osos pomposos y fornidos madro√Īos.

El se√Īor Pujol s√≥lo se ha atrevido, en un acto de leg√≠tima normalidad, a pedir a los todopoderosos se√Īorones de la Warner que permitan -sin coste adicional alguno- el doblaje de una pel√≠cula al catal√°n, a lo que la productora norteamericana se ha negado por completo. La que prohibe, por lo tanto, es la Warner y no el se√Īor Pujol. ¬ŅLo entiende ahora?

Si todav√≠a se le plantea alguna duda, piense que se trata de una reivindicaci√≥n tan comprensible y leg√≠tima como la de los que piden a la multinacional de turno que a√Īada e√Īes a sus √Īo√Īos teclados, muy a pesar de la l√≥gica que marca el principio de la econom√≠a comercial.

Le veo a usted muy puesto y muy acertado en los rudimentos de la socioling√ľ√≠stica. Efectivamente, las prioridades de la planificaci√≥n ling√ľ√≠stica son la televisi√≥n y los sectores m√°s j√≥venes de la sociedad. Intuyo que es por ello que en los territorios donde hablamos en catal√°n hemos impulsado decididamente la normalizaci√≥n de la lengua en las escuelas e institutos pero tambi√©n en el ocio, la m√ļsica, la radio, el teatro, el c√≥mic, las nuevas tecnolog√≠as... Tambi√©n debe nacer de ah√≠ el inter√©s por conseguir una televisi√≥n moderna y competitiva en catal√°n, que conecta perfectamente con los ni√Īos y j√≥venes y que consigue las cotas de audiencia m√°s altas y constantes.

En lo que no le veo tan bien informado es en el supuesto repel√ļs que podemos sentir al ver cine en una lengua que no sea el castellano. Comprender√° que despu√©s de 20 benditos a√Īos viendo las pel√≠culas, los telediarios, los partidos de f√ļtbol, los anuncios publicitarios y el sorteo de Navidad en catal√°n, nuestra propia lengua no nos d√© ni pizca de grima.

Ya comprendo que es difícil de entender, pero hablar la lengua de uno en el país de uno debería ser una cuestión de normalidad extrema, casi baladí, diría yo.

Veamos, una servidora tiene una lengua porque la tiene y en ello no ve ni heroísmo ni renuncia, sino un acto de completa normalidad, exactamente como usted respecto al castellano, supongo. Usted no tuvo elección en su momento ni claudicó más adelante. Simplemente, habla en castellano. Y nosotros en catalán. Y aunque le cueste hacerse a la idea, no hay en ello capricho ni chulería y, aunque no me crea, no lo hacemos por joder.

Ver las películas en catalán nos parece normal. Por eso quisiéramos continuar haciéndolo, si no tiene inconveniente ni manda nada más.

Aprovecho la ocasión para felicitarle por su merecido premio. Me alegré mucho por usted y por Cervantes. Creo se honran mutuamente. Lástima que Su Majestad le desluciera un poco el acto porque, a pesar de lo que le dijo usted por teléfono, "no siempre está en todo".

Reciba un afectuoso saludo y, si me apura, hasta un abrazo.

Cordialmente,

Nanda RAMON TOUS
Palma, 27 de Noviembre de 2001.

Ě




      

 

 




PSM Entesa Nacionalista - Avís legal                  Desenvolupat per: