"La fermesa d'un somriure" Sebastià Serra, en la memòria
 
EL PEU, FITER; LA MIRADA, ATREVIDA
veure totes

Palma
Mallorca
Menorca
Eivissa
Grup parlamentari
Consell de Mallorca


 

El PSM opina. 28/01/2002

Entrevista a Antònia Allès, Directora General de Comerç

«Los comerciantes han demostrado que estaban preparados para el euro»

La Direcció General de Comerç considera que los comercios de Baleares han respondido a la perfección a la moneda única. En cuanto a ayudas y subvenciones, este organismo destinó durante 2001 casi 6 millones de euros

Antònia Allés es la máxima responsable de la Direcció General de Comerç, organismo que en estos momentos se halla muy pendiente de la evolución del euro en el seno del sector comercial, en estos, sus primeros días de andadura.

—¿Cuál es la misión de la Direcció General de Comerç en relación con el período de transición al euro y las rebajas?

—La entrada de la nueva moneda ha estado coordinada por el Centre Balears-Europa y, en principio, la Direcció General de Comerç no ha llevado este tema de una manera directa. Ahora bien, se ha elaborado un «Código de Buenas Prácticas», en el que se pedía a los comerciantes unos compromisos, entre los que estaba el del doble etiquetado en euros y pesetas desde dos meses antes de la entrada en vigor del euro. El hecho de que el período de rebajas coincidiera con la llegada del euro ha llevado a que los dos temas estén muy unidos. La Unión Europea llegó a sugerir que éstas se retrasasen, pero, finalmente, cada estado y comunidad autónoma las han iniciado cuando lo han considerado oportuno. Hay que dar la enhorabuena al sector del comercio porque ha demostrado que estaba preparado. Compromisos como el del etiquetado, devolver el cambio en euros e informar al cliente, se han cumplido como se esperaba.

—¿Cuáles han sido las novedades de estas rebajas de invierno de 2002?

—Las principales novedades han estado ligadas al tema del euro. La más llamativa es la de la etiqueta con cuatro precios, el de antes y el rebajado, tanto en euros como en pesetas. Ha supuesto mucho más trabajo para el comerciante, pero ha generado confianza en los consumidores y ha ayudado mucho en la incorporación de la nueva moneda. Otra de las novedades está relacionada con la Ley de Comercio, que en uno de sus artículos, concretamente el 28, prohibía las promociones dos meses antes de las dos temporadas de rebajas. Este es uno de los artículos recurridos por el Gobierno central al Tribunal Constitucional, por lo que no se han podido perseguir con más dureza estas prácticas.

—¿Qué otro tipo de infracciones son las más corrientes durante este período?

—En Rebajas, normalmente, no tenemos denuncias. Todos los comerciantes saben que tiene un máximo de dos meses para realizarlas y que deben poner a la venta productos que ya estaban en el establecimiento comercial y esta práctica se respeta.

—¿Qué ayudas se han destinado para promocionar y fomentar la actividad comercial?

—Durante el 2001 la Direcció General de Comerç ha destinado casi mil millones de pesetas en ayudas al sector y se han aprobado 642 expedientes de un total de 772 presentados, y, lo más importante, la inversión inducida por estas subvenciones ha sido de más de 7.110 millones de pesetas. Se han destinado, en primer lugar, ayudas a la dotación, mejora y conservación de equipamientos comerciales. En segundo lugar, están las subvenciones a empresas de comercio y servicios que han abarcado los más diversos conceptos, desde reformas de un local, equipamiento e instalaciones hasta los derechos de ocupación de un mercado municipal. En tercer lugar, se han destinado ayudas a asociaciones, federaciones de empresa o de trabajadores que lleven a cabo actividades comerciales. En cuarto lugar, se han concedido subvenciones a hornos y pastelerías de carácter tradicional, pues consideramos que es un sector económico de especial importancia en nuestra sociedad.

—Mercados permanentes. ¿Qué proyectos hay en marcha para revitalizarlos?

—Los mercados son un elemento clave y apoyarlos supone dinamizar todo el comercio que hay a su alrededor. El año pasado comenzaron a unirse y crearon una federación de mercados de Palma, con el objetivo de promocionar conjuntamente sus productos. Actualmente, se están adhiriendo mercados municipales de toda Mallorca. Desde la Conselleria se han concedido numerosas ayudas para modernizar las instalaciones de los mercados. Cabe destacar las reformas de Santa Catalina, Pere Garau, Levante, o la más importante y emblemática que se va realizar en el Olivar y que cuenta con una subvención de 400 millones de pesetas.

—¿Cuáles son las funciones del recién creado Consell Assessor de Comerç?

—La ley de Comerç crea la figura de un órgano consultivo, donde serán tratados todos los temas relacionados con el sector del comercio y que está formado por representantes de todas las partes implicadas: consells insulars, organizaciones empresariales, representantes, empresas de distribución, sindicatos y consumidores. Este será el Consell Assessor de Comerç, que todavía está en fase de constitución. Una de las primeras tareas que queríamos tratar era la regulación de los festivos de 2002, pero, como todavía no está constituido, hemos tenido que reunirnos con todos los representantes para llegar a un acuerdo sobre el calendario de los festivos de este año.

—Respecto a la apertura de comercios en días festivos ¿qué días se han consensuado para el 2002?

—El artículo que regula este tema es otro de los que están suspendidos por el Tribunal Constitucional, lo que nos obligó a publicar una Orden en la que figuran 10 días festivos. Sin embargo, todo el sector del comercio de Baleares llegó al acuerdo de que sólo se va a abrir cinco días: Jueves Santo, 12 de octubre, 8, 22 y 29 de diciembre.

—¿Cómo va a quedar regulado el comercio en las zonas turísticas de Baleares?

—Una de las primeras tareas que llevará a cabo el Consell Assessor de Comerç será la de estudiar las propuestas de delimitación de las zonas turísticas, a efectos de exclusión de limitación de horarios que impone la ley. Por este motivo, nos hemos dirigido a todos los ayuntamientos de Baleares para que propongan las partes de su territorio que se puedan considerar turísticas, siempre que exista acuerdo plenario al respecto. La exclusión de horario afecta al período comprendido entre el 15 de marzo y 30 de octubre, tal y como lo regula la Ley de Comercio. Han sido muchos los ayuntamientos que lo han solicitado y será el Consell Assessor, quien dé el visto bueno para poder empezar a tratar este asunto.






      

 

 




PSM Entesa Nacionalista - Avís legal                  Desenvolupat per: